Cómo evitar las enfermedades de transmisión alimentaria

20:35:00

Una enfermedad de transmisión alimentaria (e hídrica) es cualquier enfermedad que se origina como consecuencia de la ingestión de un alimento y/o bebida. Por lo tanto, podríamos decir que estas enfermedades serían fácilmente evitables si no ingiriéramos ningún tipo de alimento. Pero son bien conocidas las consecuencias negativas para la salud derivadas del ayuno voluntario o involuntario, especialmente cuando esta práctica se prolonga en el tiempo. Atendiendo al riesgo que puede suponer comer, la mayoría de la población estamos dispuestos a asumirlo antes que morir de hambre. 


No obstante, se conocen los principales factores que contribuyen a las enfermedades de transmisión alimentaria. 
  • Refrigeración inadecuada de los alimentos después de cocinarlos.
  • Preparación de los alimentos con demasiada antelación
  • Aplicación de tratamiento térmico insuficiente e inadecuada conservación de los alimentos.
  • Inadecuada práctica higiénica manipulando los alimentos.
  • Re-calentamiento inadecuado de alimentos precocinados que habían estado conservados en frió.
  • Almacenamiento inadecuado.
  • Contaminación cruzada entre productos crudos y elaborados. 
  • Limpieza de los utensilios e instalaciones inapropiada.
  • Uso de productos desconocidos o de origen dudoso.  

Por otro lado, para evitar una enfermedad de transmisión alimentaria existen cuatro normas para garantizar la seguridad de los alimentos:
  • Limpiar: limpiar bien las manos antes de comenzar a preparar alimentos, después de manipular alimentos crudos... Limpiar las superficies y los utensilios antes de utilizarlos y, especialmente, después de manipular alimentos crudos (carne, pescado, huevos,...). Limpiar las frutas y las hortalizas, especialmente si se comen crudas. 
  • Separar: separar siempre los alimentos crudos de los alimentos cocinados y también de los que son consumidos crudos y ya están limpios. Dentro de la nevera, conservar los alimentos crudos y cocinados en espacios diferenciados y en recipientes tapados para evitar la contaminación entre ellos. 
  • Cocer: cocinar lo suficiente los alimentos, sobretodo la carne, huevos y pescado. Cocinar los alimentos que contienen huevo a una temperatura superior a los 75º C (cuajar bien las tortillas). Re-calentar bien la comida. Un alimento es suficientemente caliente cuando se tiene que dejar enfriar para poderlo comer. 
  • Enfriar: preparar la comida con el mínimo de antelación posible antres de consumirlos y, cuando esto no sea posible, conservarlos en el frigorífico. Refrigera, lo antes posible, los alimentos cocinados. No mantener a temperatura ambiente más de dos horas. Descongelar los alimentos dentro del frigorífico o al microondas justo antes de preparlos; no descongelar a temperatura ambiente. 

You Might Also Like

0 comments

VISITAS

SEGUIDORES EN G+